Wednesday, December 8, 2010

Miami en Diciembre 2010






De nuevo estoy en Miami a donde he venido a Art Basel (maravilloso evento), a celebrar los 100 años de mi Tía Pura (la única hermana de mi madre que todavía vive) --y a estar con la familia. Y una vez más tengo que repetir que estoy en un lugar que me produce un sinfín de sentimientos encontrados y revueltos.


Quizás sea porque viviendo en New York tantos años, mi vida se siente más 'en orden' cuando transcurre en una ciudad, con calles, grandes avenidas, tiendas, 'delis' de coreanos, ventas de frutas callejeras, restaurantes, autobuses, taxis, aceras y barrios que son como nuestras mini-ciudades inmediatas donde tenemos el tintorero, el supermercado, la farmacia, la iglesias ¡y hasta el hospital que te toca! Una cálida e 'íntima' sensación de vida en medio de millones de personas y edificios gigantescos que desafían la gravedad y la imaginación.


En Miami todo es 'el carro' ---y manejar de un lado para otro incesantemente, lo que comprendo cansa mucho a la gente, y así -cuando llegan del trabajo en la tarde- los 'refugia' en sus casas y les quita el deseo de volver a salir y seguir viviendo. Entre los más jóvenes este no es el caso, no...pero sí lo es entre la gente casada y con hijos, y los más 'maduros' como los de mi generación. Y ese 'cansancio' -al menos a mí- se me pasa al alma y al deseo de hacer cosas. Me quita la energía. Me deja seca. Y es un estilo de vida ´laid back´ y supuestamente mucho más cómodo y lujoso (¡es un lujo tener espacio de sobra en las casas, igual que grandes armarios!) --pero que en realidad me agota, me pesa mucho en el alma --y es mucho más difícil de enfrentar que lo es vivir en una ciudad acelerada, agresiva y media loca como New York.


También ha cambiado mucho el ambiente de Miami, que ahora veo enrarecido, como creciendo sin orden, en mil direcciones --y donde los cubanos que acaban de llegar de la isla parecen haber tomado el mando del mundo cubano de Miami. Ya la ciudad no es aquel ´ghetto´ en que muchos vivimos con paz y trabajando como mulos, en aquellos primeros años de exilio. Pero es 'otro' Miami, híbrido en lo que respecta a la Cubanía, a veces chirriante bajo el sol, duro -y donde para vivir en paz y con felicidad la clave es hacerse de su propio grupo de familia y amigos --¡y olvidarse un poco de todo lo demás!


Aunque, eso sí, la belleza de los atardeceres y el mar azúl y cambiante mientras cruzamos los puentes de la bahía y el puente que va a Key Biscayne son puras imágenes del Paraíso --¡y quisiera empacarlas y llevármelas conmigo!


Sea como sea, regreso a NYC con un poco de tristeza o quizás deba llamarle melancolía, porque comprendo -en cada visita- que aquí nunca viviré mis años de retiro. Esta no es mi ciudad. Y a la vez regreso a casa con la alegría de haber compartido con la familia y con algunos amigos -los que, al fin y al cabo, son lo único que tenemos. Y en mi caso sé que de verdad me quieren y me aprecian.

8 comments:

Anonymous said...

que linda familia!
felicidades
T.M.

Anonymous said...

THE MIAMI WE ALL KNEW HAS BECOME THE MIAMI WE ALL FEAR.

Anonymous said...

Hola Mari:

Siguiendo tu blog y escribiendote de nuevo. Creo que el habito, la familiaridad y la familia es la que nos hace querer al lugar donde habitamos. Yo creci en Miami, pues vivo aqui desde que tengo 2 anos y nunca he vivido en otro lugar. Aunque he viajado mucho y reconozco la belleza de miles de sitios, siempre me encuentro regresando a Miami (y a veces peleando y deseando haberme quedado en otro lugar!). Si es cierto, Miami no es el mismo, y tambien va evolucionando como ciudad joven que es. Siendo mi familia parte del "ancien regime" que vino de Cuba en la primera parte del exilio, he visto "a varios Miami's" pasar por mis ojos. Hasta el ano 80, viviamos en un "bubble" pensando que todos eramos cubanos, o americanos, blancos y de media (o alta) clase. Despues vino el Mariel y la caida de Somoza en Centro-America, y "mi Miami" cambio. Por bueno o por malo, se fue llenando de gente diferente a mi, a mi familia y mis amigos (y tambien llegaron muchos pintores y artistas del Mariel que tanto nos inyecto de nuevas perspectivas sobre Cuba y ayudo al crecimiento de las artes locales). Despues siguieron miles de latinos, europeos, yankees de Norte, etc., en fin, la mezcla es grande pero muy interesante. Te digo como abogado local, que hay pocos sitios en el mundo tan dinamicos e internacionales en su gente, como el Miami de hoy...Y es tambien, una ciudad linda de observar desde el litoral, como tu bien lo dices. Me recuerdo en tu libro de hace anos, hicistes un comentario que hay veces yo invoco, en como te parecio el Paris que conocistes hace anos como triste y gris, y despues "descubristes" la ciudad un buen dia (la llegastes a comprender y a querer) . Pues, cada vez que ese avion de regreso a Miami empieza a descender sobre el mar azul y las nubes "puffy" y blancas y veo las playas y los Cayos desde el aire, vuelvo a "descrubir" a Miami y a creer en ella. Te prometo que si vives aqui por un tiempo, te pasara lo mismo. De nuevo, suerte y sigue escribiendo tu gran Blog. Saludos.

Juan Carlos.

mari ichaso said...

Muchas gracias por tu lindo comentario!
Mari

CACHANILLA73 said...

There is no place like home....

Saluditos

Cotty

Anonymous said...

Es cierto, 'hogar, dulce hogar', donde sea que a los cubanos nos haya tocado echar el ancla. Felicidades por Navidades Mari!

Elena T

JORGE FERNANDEZ DIAZ said...

EL DESARRAIGO ES LA MARCA DE LOS QUE TENEMOS LA MISMA EDAD QUE TU. LA GENERACION QUE CRECIO EN CUBA UN TERCIO DE LA VIDA, PERO FUE EL TERCIO MAS IMPORTANTE. Y DE LOS QUE LLEVAMOS 2 TERCIOS FUERA, PERO SIEMPRE CARGANDO UNA PEQUENA ESPINITA DE DESARRAIGO, AUNQUE SEAMOS FELICES Y HAYAMOS HECHO UNA NUEVA VIDA, SEA EN MIAMI COMO EN NEW YORK O LA CONCHINCHINA. LO UNICO BUENO AUNQUE PARADOJICO? QUE NO HEMOS CRECIDO NI DESARROLLADO NUESTRAS VIDAS EN ESA POBRE CUBA DESTROZADA DONDE NUNCA HUBIERAMOS PODIDO SER QUIENES SOMOS HOY EN DIA.

JORGE FERNANDEZ DIAZ
MIAMI

Anonymous said...

Somos un grupo de voluntarios y la iniciativa de comenzar una nueva marca en la comunidad. Su weblog nos proporcionó información valiosa para trabajar. Usted ha hecho un trabajo maravilloso!