Monday, December 13, 2010

Mi cumpleaños - 13 de Diciembre


Por primera vez en muchos años estoy contenta de que sea mi cumpleaños.

Hoy 13 de Diciembre, una fecha que siempre me ha parecido linda, porque nací exactamente a los 13 meses de que mis padres se casaran un 13 de Noviembre --y por eso el número 13 me encanta. Además de ser el 13 de San Antonio de Padua (el 13 de Junio)-- a quien mi abuela materna, Rafaela Macías Viuda de Ichaso, adoraba, y por eso todos sus nietos llevamos el nombre de 'Antonia' o 'Antonio' como parte de nuestro primer nombre. Y como mami se llamaba Antonia (y era su adorada hija más pequeña)--pues a mi me tocó bien cerca y me llamo María Antonia.

Les cuento todo esto porque los recuerdos se van acabando, y al morir los más 'mayores' (no me gusta decir 'viejos') ---las anécdotas y los lindos cuentos 'de familia' van desapareciendo, lo que es una lástima. Y más aún en la era digital donde el lenguaje se contrae en los secos y fríos 'text messages' (los detesto) --y son pocos los que saben apreciar las sutilezas de la conversación. Y si no dejamos por escrito esos detalles, la historia de la familia un día pasarían al olvido total. Y así es como nos convertimos en 'uni-familias', sin ton ni son, solitarias figuras que van por el mundo sin pasado y sin Historia, porque ellos mismos las desconocen. ¡Uff, qué horror!

Wednesday, December 8, 2010

Miami en Diciembre 2010






De nuevo estoy en Miami a donde he venido a Art Basel (maravilloso evento), a celebrar los 100 años de mi Tía Pura (la única hermana de mi madre que todavía vive) --y a estar con la familia. Y una vez más tengo que repetir que estoy en un lugar que me produce un sinfín de sentimientos encontrados y revueltos.


Quizás sea porque viviendo en New York tantos años, mi vida se siente más 'en orden' cuando transcurre en una ciudad, con calles, grandes avenidas, tiendas, 'delis' de coreanos, ventas de frutas callejeras, restaurantes, autobuses, taxis, aceras y barrios que son como nuestras mini-ciudades inmediatas donde tenemos el tintorero, el supermercado, la farmacia, la iglesias ¡y hasta el hospital que te toca! Una cálida e 'íntima' sensación de vida en medio de millones de personas y edificios gigantescos que desafían la gravedad y la imaginación.


En Miami todo es 'el carro' ---y manejar de un lado para otro incesantemente, lo que comprendo cansa mucho a la gente, y así -cuando llegan del trabajo en la tarde- los 'refugia' en sus casas y les quita el deseo de volver a salir y seguir viviendo. Entre los más jóvenes este no es el caso, no...pero sí lo es entre la gente casada y con hijos, y los más 'maduros' como los de mi generación. Y ese 'cansancio' -al menos a mí- se me pasa al alma y al deseo de hacer cosas. Me quita la energía. Me deja seca. Y es un estilo de vida ´laid back´ y supuestamente mucho más cómodo y lujoso (¡es un lujo tener espacio de sobra en las casas, igual que grandes armarios!) --pero que en realidad me agota, me pesa mucho en el alma --y es mucho más difícil de enfrentar que lo es vivir en una ciudad acelerada, agresiva y media loca como New York.


También ha cambiado mucho el ambiente de Miami, que ahora veo enrarecido, como creciendo sin orden, en mil direcciones --y donde los cubanos que acaban de llegar de la isla parecen haber tomado el mando del mundo cubano de Miami. Ya la ciudad no es aquel ´ghetto´ en que muchos vivimos con paz y trabajando como mulos, en aquellos primeros años de exilio. Pero es 'otro' Miami, híbrido en lo que respecta a la Cubanía, a veces chirriante bajo el sol, duro -y donde para vivir en paz y con felicidad la clave es hacerse de su propio grupo de familia y amigos --¡y olvidarse un poco de todo lo demás!


Aunque, eso sí, la belleza de los atardeceres y el mar azúl y cambiante mientras cruzamos los puentes de la bahía y el puente que va a Key Biscayne son puras imágenes del Paraíso --¡y quisiera empacarlas y llevármelas conmigo!


Sea como sea, regreso a NYC con un poco de tristeza o quizás deba llamarle melancolía, porque comprendo -en cada visita- que aquí nunca viviré mis años de retiro. Esta no es mi ciudad. Y a la vez regreso a casa con la alegría de haber compartido con la familia y con algunos amigos -los que, al fin y al cabo, son lo único que tenemos. Y en mi caso sé que de verdad me quieren y me aprecian.

Friday, November 26, 2010

Una vez más ¡gracias a Dios!




¡Que lindo es poder mantener las tradiciones de las fechas simbólicas!

Y especialmente cuando lo hacemos 'contra viento y marea', en un mundo diferente y una cultura moderna, donde las costumbres no importan igual que antes --ya que en muchos casos el exceso de trabajo --y el estrés en nuestra vida diaria-- nos agotan, nos cansan física y emocionalmente --y lo hacen todo mucho más difícil.

Escribo esto el día después de la gran (y deliciosa) comida de Thanksgiving en casa de mi hija MC y mi pensamiento número 1 es 'Dar Gracias' --no solo por la enorme fortuna de salud, familia y trabajo que recibo todos los días, sino por el poder -¡y querer!- reunirnos a celebrar unas fecha tan linda como el Día de Dar Gracias. ¡Y hacerlo junto a familia y amigos, con mucha alegría y buena voluntad!

Y un día más honro la pujante memoria de mi madre, quien desde pequeños nos hizo a mi hermano y a mí entusiasmarnos y celebrar juntos las fechas tradicionales: las Navidades, las fiestas por Santos y Cumpleaños, el Día de las Madres, los almuerzos los domingos junto a nuestra abuela, los bautizos, las bodas...¡días y momentos de tradición que entonces parecían lo más 'normal' del mundo y que años más tarde pasamos a mi hija, ya en otro país y otra ciudad .....¡y así será sucesivamente!

Tuesday, November 16, 2010

Soaring Spirit Hand in Hand with Soaring Nature




My favorite time of the year has arrived: Fall is here!

And no matter how many years pass -and how jaded we could become, as years go by and by with dizzying speed- it is a renewal of Nature that mesmerizes me. The beauty of this time of the year in New York stops me in my tracks with absolute wonder, re/kindling my spirit to huge heights. How wonderful!

Just this weekend my daughter and I drove 1 hour north of Manhattan to Woodbury Common's and the road was a constant wonder. I kept saying "Look at that tree!"..."Look at those colors!"...and a simple drive to a shopping center became an exciting feast for the senses.

At the same time, so much harmony in Nature brought back thoughts of Life's mysteries. The eternal questions of Life After Death. Looking at so much harmony and perfection in the stages of Nature -where all seems prepped and ready to enter the next step, without a need to be prompted to it!- to me are proof of God. Proof of a world beyond our capabilities of understanding...And I wondered -in an 'up' mood though!- if my mother had been able to join the spirit of her loving family with an immensely happy embrace. In fact, one time, in a dream, I was able to 'feel' what could be similar to that Nirvana. A sensation of joy that felt like a indescribable gift from God. There must be so much that we cannot imagine or rationalize!

Nature brings in me the very best. Fall -and the changes of foliage and perfect combinations of shades and colors- does. Snow falling like little diamonds in the night are so very amazing -and produce such happiness! As well as the ocean. Big waves pounding, or calm and serene like a shiny skating rink. It immediately calms me and produces great joy. The ocean is part of my DNA! Growing up in Cuba and living very close to it for 19 years marked me forever.

And now Fall brings the holidays. Thanksgiving, my favorite of all. I love it!...And afterwards the very stressful days of Christmas -- which I have stopped fully enjoying since my parents died and MC is not a child anymore -- and the even more 'scary' New Year's Eve, which I have enjoyed only 3 times in my entire life. It is an evening with such 'finality' and such a 'need to have fun and be happy' that makes me very nervous. And every year I say the same thing: I am going to sleep at 9pm and wake up in the New Year ready for a whole moment of renewal. But I end up staying up and watching Central Park's fireworks from the roof of my building!

Still, I am so lucky and have so much to be thankful for, that I write this with a happy and contented heart, wishing everybody the spiritual harmony I am lucky to enjoy today.

Monday, November 1, 2010

Incidente en Madrid -


Estando en Madrid hace una semana, estaba comiendo unos ricos sandwiches en Rodilla (a donde voy hace más de 38 años, desde mi primer viaje a España) --y de pronto entró una pareja joven y se sentaron en una mesita, muy cerca de la mía.

Traían su bandeja de sandwiches y dos botellas de Coca Cola. Ella era rubia, delgadita y lucía muy mona. Una muchacha de unos 21 años sencillamente vestida, pero a la moda, con una cara linda, de piel muy blanca y ojos azules y un tipo más bien fino, delicado. El era guapo, de unos 30 años, alto, de pelo oscuro, muy machote y hasta sexy, con una chaqueta de cuero negra y barba. Por la forma como llevaba atada una bufanda noté que era un chico de esos 'progre', de carácter dominante, fuerte y mandón. Un 'bully'. A ella se le veía asustada y de ese estilo de mujeres obedientes. Se sentaron y cogieron sus sandwiches para empezar a comerlos...Yo miraba de reojo, porque los veía más bien de lado. A él de semi perfil, más pegado a mi silla. Y de pronto oigo una voz como un murmullo que venía de ella --¡y enseguida un fuerte golpe con el fondo de la botella de Coca Cola en la mesa -que de milagro no se rompió! Y al virar la cabeza veo que el hombre está hablando con enorme violencia --y noto que la muchacha le está diciendo que baje la voz, señalándome a mi con un gesto de verguenza en la cara! El estaba insultándola sin levantar mucho la voz, pero gesticulaba muy enfadado --y ella sentía pena que yo estuviera escuchándolo todo.

Me dió muchísima tristeza ser testigo de esto. Y mientras a ella se le llenaban los ojos de lágrimas, él seguía despotricando contra ella, diciéndole cosas que no repito pero eran duras, crueles y muy abusadoras. ¡Un verdadero -y muy cobarde- ataque emocional!

Mientras terminaba de recoger mi bandeja y me preparaba para levantarme e irme, lo que estaba sucediendo a pasos míos me estaba marcando muchísimo. Me puso nerviosisima y sentía una profunda pena por la mujer que estaba siendo abusada por un hombre que se suponía la quería. Y mi instinto era decirle algo al hombre ---pero lucía tan violento que no me atreví (cosa rara en mí, que soy muy 'opinionated' y pocas cosas me hacen actuar con mesura) pero sentí que era capaz de darme un botellazo en la cabeza. Sentía 'la violencia' a nuestro alrededor como algo feo, incontrolable y no me atreví a abrir la boca. Como tampoco se atrevió nadie de las 2 o 3 mesas que estaban ocupadas en ese momento, incluyendo 2 hombres que se hicieron los que no oían nada.

Por lo que me paré, y mientras ella se secaba las lágrimas con una servilleta de Rodilla (¡pobrecita!) --y se ponía unas gafas de sol para taparse los ojos hinchados --- él masticaba su sandwich sin el menor problema. Y ahora con la voz más calmada y baja, le decía que ella "no debía provocarlo de esa manera". Ella estaba anegada en lágrimas y no tocaba su comida, mientras él comía encantado de la vida. Ya de pie, con mi cartera colgada, miré de frente a la muchacha, por sobre la espalda de su energúmeno novio --y solo pude mover la cabeza de lado a lado -como diciéndole "No tienes que aguantar esto"- y sonreirle con afecto y comprensión.

Salí de allí y me reuní con mi hija a los pocos minutos. Le conté el incidente y le dió mucha pena. Pero por alguna razón siempre me ha parecido que MC no es mujer que aguantaría ni un solo minuto de un abuso como este. Yo tampoco lo aguantaría hoy en día --pero hay momentos en que no somos tan fuertes, somos jóvenes y por amor -¡y por evitar lo que estúpidamente podemos pensar hubieran sido 'males mayores'!- se cometen estos lapsos de auto estima.

Thursday, September 30, 2010

¿La vida es un carnaval? No, es una aventura que requiere el saber observar.














Mientras más años pasan, mejor 'vista' debíamos tener. Y aunque la 'vista física' falle y necesitemos gafas, nuestro sereno poder de observación requiere una vista profunda y un espíritu que vaya mano a mano con ella.

Es que un poco de reflexión -y mucha curiosidad- al observar el mundo a nuestro alrededor, puede ser maravilloso -y es una pena que muchos de nosotros no nos demos cuenta que la mejor película, el mejor libro, el mejor programa de TV, es el 'reality show' de la vida que pasa frente a nosotros diariamente.

¡Ultimamente la he pasado tan bien mirando- y observando millones de sutilezas- a mi alrededor! Ocurrió la fiesta del 50 Aniversario de Vanidades donde me sentí muy querida y apreciada y eso fue una encantadora 'inyección' de afecto. Y la recompensa de 38 años de trabajo y de ponerle todo a mi labor como periodista.

También quedé fascinada con un corto viaje a Cooperstown, al Hall de la Fama del Base Ball, una estancia en un motelito típico americano junto al precioso Otsego Lake en esa zona, una cena junto al lago rodeados de patos y barquitos iluminados en la distancia --y al día siguiente un paseo por el paisaje de Nueva Inglaterra en medio del cambio de color de las hojas ¡lo que fue absolutamente maravilloso poder ver! Un milagro de la Naturaleza que solo presenciando podemos apreciar y una experiencia casi mística. Igual que fue exquisito en detalles y 'charme' el almuerzo que disfruté en The Red Lion Inn en Stockbridge, Massachussetts, el que data del 1773 y es uno de los 'inns' históricos más antiguos y bellos de los Estados Unidos. El encanto y las bellezas naturales de New England son increíbles y una prueba más de que los Estados Unidos está lleno de maravillas.

Y ayer precisamente cené con mi familia de Miami (Purita y Julio) ---y mi hija y su marido en Pio Pio de la Déma Avenida y la calle 43 ¡y el sabor y la textura de los ceviches que comimos fue algo celestial! Un momento a recordar.
Como ven, la vida nos pasa por delante y a veces hasta demasiado rápido, o escondiendo sus verdaderos significados...Pero hay que detenerse - saber dónde parar para agarrarla --y vivirla con todos los sentidos, incluyendo en primer lugar 'la vista', la que nos lleva imágenes directamente al cerebro --y, más importante aún, al espíritu. Si nos fijamos más en lo que nos rodea, seremos muchísimo más felices. Y es un ejercicio lógico y casi místico que nada cuesta ---y lo tenemos siempre a nuestra disposición.

Tuesday, August 31, 2010

Viajes y más viajes...


















Desde que murió mi mamá viajo más a menudo. Y me da la impresión de que llego de un viaje y salgo para otro.

Y comprendo ahora que a ella no le gustaba que yo viajara porque quería tenerme cerca. Y a medida que se hacía más 'viejita' (¡aunque lucìa mucho más joven y tenía su cerebro perfecto, con su mismo ingenio y opiniones de toda la vida!) se sentía mucho más protegida si yo estaba en mi casa, a solo 1 manzana de la suya. Es que -realmente no se por qué- a mis padres yo los hacía sentir 'seguros' y una vez papi me dijo "Si tu estás conmigo, sé que no me va a pasar nada". ¡Imagínense qué responsabilidad la mía!

Pero en realidad me acostumbré a ello y adopté esa 'persona de mujer protectora' como la mía, aunque eran ellos los que me hacían sentir segura --¡a mí!-- con su apoyo, su amor absoluto, el que nunca me faltó y por tener unos padres tan inteligentes e informados, con quien podía hablar y discutir de todo lo que se me ocurría. Eran como una combinación de mi niñez con mi presente y de paso enciclopedias de la vida y de los recuerdos. ¿Qué puede ser mejor?

Y al morir ambos, pues aquí estoy, acostumbrándome a su ausencia física, lo que no es nada fácil ...y viajando mucho....Y de paso aprendiendo que puedo hacerlo sola, y en viaje de 'negocios', como cualquier mujer moderna del universo. Sin mi hija (mi mejor compañera de viajes) --o alguna amiga que quiera acompañarme. Es que me gusta viajar con gente que me cae bien porque sino, ¿con quién voy a compartir mis comentarios y observaciones? Me encanta fijarme en esto o aquello y comentarlo enseguida -y estando sola es un poco árido y seco y la experiencia pierde mucho. Pero aún así, este año he viajado mucho y conocido lugares fabulosos, como fue mi reciente viaje a Wales, llamado Gales, en español.

Nunca pensé ir a Wales. Jamás lo pensé, ni me interesó, porque realmente no sabía nada de esa parte del Reino Unido, el que es un país aparte, con una lengua rarísima, y su propio gobierno, siendo parte del Reino Unido o UK --como lo son Escocia e Irlanda del Norte. Y la visita fue fabulosa porque me encontré un lugar todavía medio 'wild', con campos muy verdes, fincas y prados inclinados habitados por infinidad de ovejas, caballos y vacas. Y a cada paso encontrábamos viejos castillos que datan de los 1200 como White Castle...abadías rodeadas de las leyendas del rey Arturo y Camelot como la de Tintern...increíbles ruinas romanas en Caerleon....y pueblitos como Usk y Monmouth, llenos de viejas tabernas e infinidad de macetas y cestas llenas de flores colgando de sus fachadas --y en general un ambiente tradicional y pintoresco que no era 'para consumo de los turistas', sino porque asi viven sus habitantes y así llevan su cotidianidad. ¡Fue un viaje inesperado que me encantó! Y las últimas noches las pasé en Llansantffraed Court, una antigua casa de campo, como vemos en los reportajes de aristócratas en las revistas o en las películas, rodeada de un lago --¡y hasta una capillita de siglos atrás! Todo rodeado de armonía, de belleza natural, de serenidad y de la divina costumbre de 'afternoon tea'. ¡Un viaje para los que saben disfrutar de las sutilezas de la vida!

También conocí chefs gourmet fabulosos...En Rafters y The Crown, dos restaurantes excelentes en el hotel de golf Celtic Manor Lodge (donde en Octubre se juega la famosa Ryder Cup de golf y donde me hospedé 2 noches) ---y después el chef Steve Bennett en Llansantffraed Court, quien me reconcilió con el sabor del cordero, el que siempre había rechazado ¡y su cordero de Wales asado y cocinado al horno después de un proceso 'sous vide' con extracto de licorice o regaliz, me hizo cambiar de opinión!

A mi regreso a New York -¡siempre fascinada por el 'milagro' de los aviones que en horas nos transportan a mundos diametralmente opuestos!- me sentí feliz porque había conocido lugares nuevos y gente encantadora (¡muy amistosos los galeses!), incluyendo mi nuevo amigo John F Wake, un detective privado retirado y un personaje fascinante, quien hizo el viaje un verdadero encanto con sus relatos de la historia de su tierra y las leyendas que rodean los castillos y las viejas iglesias de Wales. John solo hace de 'guía' para VIPS (los Kissinger, los Clinton, etc.) y tuvimos la suerte que nos atendiera --y su presencia convirtió el viaje en una verdadera 'aventura' al pasado de esta tierra verde, misteriosa y muy bella.
Fue sin duda ¨La Aventura de un Viaje", como mi padre sugirió llamara mi sección de Turismo de Vanidades, cuando la comencé hace nada menos que --¡38 años!

Saturday, July 10, 2010

El delicioso encanto de los Hamptons







Si quieres tener una idea del delicioso mundo de los Hamptons las palabras clave son: ropas en color pastel, topsiders, Ralph Lauren, sábanas blancas, country, yates, juegos de Polo, antiques, golf, tenis, playas con un mar helado, cocina gourmet, frutas y vegetales frescos, langostas y mariscos recién pescados, cenas privadas y muy elegantemente casuales con amigos –y un estilo de vida con gran estilo, aunque muy laid back, idílico, donde nada te perturba y todo es exquisito y maravilloso.

Muchas socialites – no pueden dejar de veranear en la exclusiva zona neoyorquina, donde
tanto millonarios de la vieja guardia, como los obvios nuevos ricos viven felices, en una atmósfera exquisita y a la vez muy bucólica: rodeados del mar, molinos de viento, antiguas mansiones, restaurantes gourmet, boutiques, viñedos, puestos de flores y vegetales junto a la carretera Así son los deliciosos Hamptons –¡donde siguen al pie de la letra un código de conducta muy peculiar, establecido desde el siglo XVII !

Si se preguntan qué son exactamente Los Hamptons – pues así debemos llamarlos, sin cambiar una letra— les diré que son un grupo de pueblitos junto al mar, situados en la punta de Long Island, a un par de horas en auto de la ciudad de Nueva York, que por años han sido el refugio de millonarios que deseaban escapar de la ciudad y encontrar una vida 100 por ciento diferente –a corta distancia del centro de Manhattan. A pesar de que continuamente hay lugares nuevos que se ponen ‘de moda’ y después caen en el olvido, los Hamptons siguen siendo el lugar de veraneo de los neoyorquinos cool y elegantes.

Y cuando batallo el terrible tráfico del Long Island Expressway el viernes en la noche y al fin llego a ellos, no puedo dejar de asombrarme de que una atmósfera tan campestre y apacible exista tan cerca de la locura sofisticada de Nueva York. Bridgehampton, Southampton, East Hampton y sus primos hermanos, los pueblos de Sag Harbour, Shelter Island, Hampton Bays, Amagansett y Montauk – todos situados a corta distancia unos de otros– fueron establecidos a finales del siglo XVII por colonos holandeses y después ingleses; hoy en día tratan de mantener a toda costa la atmósfera cozy de aquellos tiempos.

“Para que nada cambie”, me dice un amigo, orgulloso dueño de una divina casa del siglo XVIII , y me explica que sus ciudadanos han pasado estrictas leyes que mantienen intactas la arquitectura colonial de sus fachadas, muy al estilo small town America. Todo esto logrado con mucho trabajo, aunque a cinco minutos, en sus playas y campos, existan espectaculares mansiones valoradas en US$ 40 y 50 millones. Y lo más curioso es que en este paraíso de los famosos (Steven Spielberg, Renée Zellweger, Jerry Seinfeld, los Kennedy, los Bouvier, Robert De Niro, Martha Stewart) los que allí veranean, o tienen casa “de toda la vida”, tratan de pasar desapercibidos, luciendo muy casuales –¡casi descuidados!– con sus bermudas y topsiders viejitos, y sus Polos desvaídos de tanto lavarlos.

Es el look políticamente correcto porque los Hamptons son, definitivamente, territorio de Ralph Lauren, Lacoste o Tommy Hilfiger –¡y no de Versace o Roberto Cavalli! Y cuando vemos alguien con ropa nueva, muy a la última moda, enseguida nos damos cuenta que es un day tripper (una persona que está de visita por el día) curioseando un mundo muy preppy, al que no pertenece.

Es que los Hamptons, con su aire campestre y playero, sus típicas calles muy ‘americanas’, con antiguas construcciones de madera y un gran esfuerzo por mantener su look colonial, son también pueblitos muy esnob, que compiten unos con otros por ser el más exclusivo y caro, y los visitantes ocasionales no son bien vistos. Para pertenecer y ser aceptados con todas las de la ley (no escrita), es de rigor tener allí una casa de verano, alquilar una por la temporada ¡o tener amigos generosos que te inviten a pasar con ellos el fin de semana! Y para evitar el turismo en masa es curioso notar que en una zona tan grande y famosa existe un reducido número de
hoteles o bed and breakfast –ubicados en su mayor parte al final de la isla, en las zonas más populares de Amagansett y Montauk, no consideradas parte integral de los exclusivos Hamptons.
Por supuesto, si viajas fuera de estación –antes de finales de mayo o después de septiembre– todo cambia: miles de veraneantes (y hasta los mal vistos day trippers) están ausentes, planeando en sus pisos de Manhattan sus próximas vacaciones en los Hamptons, a donde los que no tienen auto llegan en su famoso autobús Hampton Jitney.

Fuera de estación es cuando puedes descubrir los pueblitos con total tranquilidad, sin preocuparte de conseguir reservación en los restaurantes famosos, en donde todos
sonreirán al verte entrar y nadie te tratará con attitude. Podrás observar la grandeza de sus mansiones al borde del mar –como las que encontrarás en Gin Lane en Southampton– y las solitarias gaviotas y altas dunas de sus desiertas playas.

Durante muchos años tuve una casa de playa en un pueblito cercano a Southampton y aprendí a enamorarme de la zona. Pues tan pronto llegábamos la noche del viernes y comenzábamos a abrir ventanas y arreglar la casa para el fin de semana, nos sentíamos ya muy lejos de las complicaciones de la vida en Nueva York. Era llegar a un mini-paraíso a dos horas y media de Manhattan.

Thursday, July 1, 2010

El vertiginoso mundo digital


Hoy me estaba riendo sola. Y me di cuenta que es algo muy saludable, porque el vivir sola, como lo hago yo, no debe implicar silencio, sino también el sonido de nuestra propia risa.

Estaba riéndome mientras leía un artículo simpatiquísimo -y escrito con mucho 'wit'- en la revista inglesa Tatler, la que adoro y a la que estoy suscrita. Y con la misma quise compartir el buen momento ---y se lo envié por email a una de mis mejores amigas, para que disfrutara su ingenio y el fabuloso sentido del humor del artículo -- ¡y me reí aún más cuando me contestó -sin leerlo, por supuesto, porque procedió a 'delete it', lo que pude ver en AOL- "¡Ay, pero qué interesante este artículo!"! Y lo más gracioso es que era de todo menos 'interesante'.

Pero es que así son las cosas cuando la comunicación entre seres humanos es mayormente por email y texting. Y así fue que mi amiga se perdió una lectura que le iba a encantar y me envió una respuesta absurda, quizás agobiada por tantos emails.

No me quejo de ello, pero es algo que cuestiono más y más últimamente. Uso muchísimo el email y el Blackberry (detesto el texting), herramientas esenciales de mi trabajo y de mi vida diaria ---pero comprendo que es un fenómeno que ha cambiado completamente la estructura y el estilo de nuestras vidas. Ahora el día comienza y termina con la lectura a fondo del email que recibimos. Además del tiempo que dedicamos a ello durante el día, en todo momento. ¿No será que esta comunicación contínua e instantánea está tomando por asalto nuestras vidas sin permitirle ni un minuto de descanso?

Y lo peor es que un gran número de esos mensajes requieren respuestas --¡inmediatas! --y cuando se acumulan nos agobian muchísimo. ¿Y qué me dicen cuando recibimos mensajes de personas de negocios que son casi extraños y nos hacen sentir culpables si no les contestamos? ¿Y de los 'amigos' que surgen en Facebook e igualmente nos hacen sentir mal si los rechazamos?

Me parece que la solución es establecer ciertas reglas y horarios para que ésto no siga interrumpiendo nuestras vidas. ¿No les parece? Una disciplina y un protocolo. ¡Y si es posible bastante rígido! E igual que nos levantamos, desayunamos, nos bañamos. nos vestimos, etc. ---pues así debe haber un momento disciplinado en que leemos y contestamos emails. Y punto. Yo le dicho a mis amistades que por favor no me manden 'texts' --y la verdad es que me han obedecido. Igual que cada día marco más correos como 'spam' --y me he librado de cientos de mensajes que me tomaba tiempo 'delete'. Y cuando salgo a la calle y no estoy esperando algo urgente --¡he comenzado a dejar en casa mi Blackberry! ¡Qué liberación!

Si logramos establecer esta disciplina me parece que podremos navegar con más paz y tranquilidad este mundo digital que por otro lado nos ofrece tantas maravillas. Y surcar el Internet, visitar museos, leer periódicos y revistas de otros países, ver films, hacer 'research' de temas que me interesan, ver videos maravillosos en You Tube, establecer contacto con amigos que llevábamos años sin saber de ellos, disfrutar fotos divinas, blogs fabulosos...¡un mundo tan ancho y tan profundo el que se nos ha abierto en pocos años! Aunque lo único malo es que no tenemos suficiente tiempo para disfrutarlo a plenitud.

También tengo que admitir algo negativo: que ahora leo menos libros -pues solo cuando viajo tengo las horas para hacerlo, en el avión o en la playa. Y aunque todavía no he entrado en lo del Kindle y los EBooks, porque me gusta sentir en mis manos el volúmen y las páginas del libro en sí -- me he sentido tentada de probar los EBooks. Y los he visto en las tiendas, etc, etc, etc...

¡Es que es tan vertiginosa la velocidad con que cambia nuestro mundo! ¡Y como los estilos de vida y los esquemas en que confiábamos se hacen obsoletos de un minuto a otro! Esto requiere -como dicen ahora - un cambio de 'chip' ....Y comprendo ahora -porque entonces no lo hice y pensé que estaba exagerando -- el genuino llanto de mi amiga Zoé Valdés cuando hace 3 o 4 años llegué a su casa de Paris y lloraba porque venía de una reunión de escritores, donde le habían dicho punta en blanco... "que los libros se van a acabar".

Un momento que me pareció imposible....¡Y que ya casi ha sucedido!

Tuesday, June 22, 2010

What do I really believe -- or not?


Lately I have such mixed feelings about so many things!

I thought this would not happen anymore after a certain age, when adolescence and early youth are over with --and middle age and maturity would bring more certainty to life issues. More of a black and white state of mind. More of "I like this" and "I dont like this" attitude. Of round and rotund phrases and thoughts. But it is not so.

The world's general malaise has finally hit my everyday existence. And even though I am still one of the lucky ones --looking at the 'big picture', I realize that everything for the United States and many other countries has become such a daily uphill battle. A huge uphill battle! It is so difficult to survive this massive earthquake that has hit the world! Things seem to drag, to slide back and jump forward --just to slide back again. Very little consistency. And at times nit much hope.

For example, the oil spill in the Gulf of Mexico -and that underwater view that CNN has on screen 24/7, of the uncapped tube, bleeding gurgling uninterrupted oil into the our pristine Nature- bothers me tremendously. It actually creates enormous anxiety! And I feel so impotent looking at what seems a stronger/than/all & ever/powerful enemy, that absolutely nothing can stop. We can send men to space, we can invent computers ---but nobody can close a hole spewing oil! This seems so surreal! And it creates a very 'down' feeling in many of us.

Thus, my mixed feelings are: I cannot hate oil companies because they provide jobs and are part of a system I believe in ---and at the same time I detest that this oil well disaster is destroying marine life and economically wiping out thousands of fisherman and small business related to the gulf. And at times it all seems to be on a stand-still. No resolutions.
The same mixed feelings happen regarding illegal inmigration. I understand both sides. But from a human standpoint I hate to see this 'persecution' to illegals and these local state ordenances prohibiting renting them homes and giving them jobs. How horrible thatis ! What if when the Cubans came here by the hundreds of thousands the Floridians would have taken those steps against us?...Even then a great deal of old Miamians were not very friendly -- but the US government was backing us and helping us. And this helped us survive and start a new beginning.

But I do have confronted mixed feelings about it. And about what seems to be everything!

About President Obama and his standofish and way-too-cold attitude in almost everything. I am beginning to feel very dissapointed. About Cuba and its hellish existence under those criminals. And about relaxing or not the policies on Cuba. What do I really think?.. About the Catholic religion. About life in New York. About fearing aging or not fearing aging. About the unemployed. Especially the middle aged and older unemployed professionals that cannot find jobs. How can they face their families and their children who expect securiry from them? I have mixed feelings about foods I used to like and now I dislike. About my new love to stay home versus my old love for going out. About my new tendency to watch Netflix Instant Watch versus going to the movies and seeing a film on a wide screen. And even about E/books versus hard cover books!

Yes, my life seems to be sliding back and forth in a shaky puddle of Jell-O....Everything in a state of organized chaos....And I thought I had achieved serenity --and was set in my ways!
Who the hell I am?

Monday, May 31, 2010

Valiente y llena de confianza.


Una buena amiga mia está muy enferma y me siento triste por ella, y por todas las personas que he querido y que han muerto.

Quizás por eso no he tenido muchos deseos de escribir en este blog. No me gusta proyectar tristeza y últimamente noto en mí una tendencia a la melancolía que preferiría no tener.

Mi amiga ha luchado contra su enfermedad con tanto valor y tanta fortaleza que me apena mucho ver como ha recaído. Espero que esta nueva batalla también la gane y así tenga más tiempo para disfrutarlo junto a su hija única, de la que está tan unida como yo estoy a la mía. Ella también ha demostrado un sentido del humor muy especial -muy 'black humor'- en toda su enfermedad y los 13 años que la lleva combatiendo. Y ello me hace admirarla porque muy pocas veces la he visto 'caída' o 'down', pero hace unos días me dijo que no quería morirse --y ello me impactó mucho, porque sentí el miedo en su voz, la que siempre es bravucona, divertida e irónica.

Es un hecho. ¡No somos inmortales! Y eso lo he ido descubriendo últimamente, con el paso de los años. Quizás cuando murió mi papá, el más inmortal de los inmortales y alguien que irradiaba vida y amor por la vida. Y cuando murió su hermana, mi tía Martha, otra inmortal como pocas. Mami nunca me pareció inmortal, porque había en ella una melancolía muy profunda, que nació en su carácter cuando se tuvo que ir de Cuba y quedaron destruídos su familia y sus recuerdos.

Y por eso quizá no he sentido mucho deseo de escribir. Porque cuando me siento triste me repliego en mi misma y prefiero que nadie comparta lo que siento. No es justo pasarle mis temores a nadie. No me parece que tengo derecho a hacerlo. Siempre he sido valiente y llena de confianza y no me ha gustado que me cojan pena. Así y todo no estoy tan mal. Sino ligeramente replegada. Descansando un poco. Por una corta temporada quizá.

Sunday, May 9, 2010

El pase del batón




Me encantan las fechas que celebran tradiciones, personas y momentos históricos. Y el Día de las Madres me gustaba mucho mas hace unos años --- y se debe a que ahora que no tengo a mi mamá me produce una sensación rara y un poco agri-dulce.

Es un día muy lindo, un día especial, lo sé --pero que realmente me pone un poco nerviosa, porque todavia no acabo de acostumbrarme que 'soy' una de esas Madres que todos felicitan - y que ahora soy 'la Madre Mayor' de mi pequeña familia.
Es que para mi el Día de las Madres siempre fue el gran día de mi mamá. De la bella y maravillosa Antonia Ichaso Macías de Rodriguez Santos. ¡Su homenaje, su fecha, su día! Y aunque soy madre desde hace muchos años- no me sentía merecedora de un día en que amigos y primos -¡y mi propia madre!- me felicitaban, porque en mi mente este era un día solo para mi mamá. ¿Qué cosa más curiosa verdad?

Por eso un día como hoy la recuerdo mucho. Y la quisiera tener aquí. Aunque comprendo que hay 'pasajes de vida' que no pueden detenerse --y mami vivió 93 años plenos y con su belleza e inteligencia intactas.

Y ahora, aunque no me guste tanto, y a veces me parezca hasta imposible, yo soy la adulta y 'la Madre' única que existe en el núcleo de los Rodríguez Ichaso-Jiménez. La madre que tiene la experiencia. La que da consejos. La que se preocupa por los más jóvenes. La que dá ánimos. La que ha tomado el pase del batón. Aunque - al mismo tiempo- todavía me sienta con profundos deseos de que mi madre me proteja y me cuide y me aconseje y me de fuerzas. ¡Como siempre hacía! Desde el primer día de mi vida hasta el final. ¡Qué suerte tuve!

Sunday, April 25, 2010

Saturdays with my Daughter






















Yesterday I enjoyed such a wonderful New York City day!

Instead of spending a regular Saturday with my daughter (we spend Saturdays together during the day, unless she has specific plans with her husband) just shopping -or driving around 'discovering' new places, or investigating New York neighborhoods, which we both love to do, yesterday we went museum hopping on Fifth Ave. It was great!


We started with a visit to the new Picasso exhibit at the Metropolitan Museum (we had special Member Tickets and got to see it all before the crowds arrive on April 27th)....It is fascinating show --and I was very surprised to see the series of erotic drawings that Picasso did when he was 80-something. He was never old mentally -and showed his talent at every moment of his long career. So lucky (like it was for my parents) to grow old with a young wit and a deep love for living! That's way I want to grow old and old and old....

Then we walked to the Neue Galerie on 86th St and Fifth, which specializes in Austrian and German art -- and had a lovely 'Austrian' lunch at its Viennese-style "Cafe Sabarsky", before seeing the new Otto Dix ehibit, which was dramatic and quite shocking. I did not know much about his work, and MC explained it to me. Paintings of a man who lived through 2 terrible wars and a dark period in History. We also saw -once again- the magnificent Klimt paintings the museum owns, especially the famous Adele Bloch-Bauer portrait that was also recovered from the Nazis and purchased by the museum. This is a relatively little known museum, only visited by art lovers and curious tourists -and it is absolutely lovely. I love the harmony found inside the gorgeus Beaux Art building, the library, the restaurant. the small galleries...Is perfect.


Afterwards we walked to 90th St. to the Guggenheim Museum -- and once again I was struck by its stunning architecture and design by Frank Lloyd Wright, which remains modern and striking after so many years. Fantastic! There we saw the special Malevich exhibit. My daughter and her Law Firm worked in the recovery of those stolen paintings for Malevich's family --and now they are in exhibit at the museum for all to see.

We walked back to my car along Madison Avenue and its boutiques --and drove away taking our time as we crossed Central Park and many more neighborhoods....There were Street Fairs all over the city, and the day was beautiful, sunny and cool. One of those glorious Manhattan days that us New Yorkers love so much! And for me a special one, since sharing Life's beauties with my daughter is such a treat

Wednesday, April 21, 2010

Favorite cities revisited: London and Paris















I dont want this blog to become a repetition of the same thoughts over and over. But it is so wonderful to be able to feel the same way now than I did 15 or 20 years ago!

My 'romance' with Paris and London -- definitely my favorite cities in the world-- continues. And on the trip I just took (my plane was the LAST to be able to leave Heathrow airport on Thursday April 15th at 10am. barely 1 hour before the airport was closed for 6 horrible days -- thus averting a terrible end for my vacation!) I once again realized that if I had the money and the freedom to do it, I would live in both cities...Maybe 4 months in London....4 months in Paris...2 months in New York ..1 month in Miami...and 1 month discovering new places.

What a glorious life that would be!

Since I cannot do that ---a trip to London and Paris at least once a year is such a necessary pleasure! Now I dont have to 'do the tourist sites' anymore (although I sometimes do) --and can spend my time a little more laid back and relaxed.

Like when last week I sat for 1 hour in a great leather chair at Claridge's amazing Art-Deco lobby, as I waited for my daughter to join me there after a business meeting she had with some English lawyers. It was heaven! First because my daughter was such an accomplished professsional which fille me with pride -- and second because I was surrounded by such beauty and refinement and seing such elegant men and women around me. I sat there, stylishly (and discreetly) dressed with my Burberry jacket and quite undisturbed enjoyed each minute of my wait.

We later had amazing tea at the tea room at the rotonda, admired once again its green and white striped china and its rare center lamp- and afterwards visited the beautiful art/deco bathroom off the hotel lobby -- which is a real jewel! -- and said hello to sweet Constanza, the portuguese attendant whom I see on every visit. We then left through the side hotel door into the street, the one with the awning that says "Gordon Ramsay Restaurant" -- and soon we were (mostly) window shopping on nearby New Bond St. where MC bought herself a gret black Burberry trench and a fabulous pair of gold shoes reduced to 69 pounds!

Although I have stayed at magnificent London hotels like The Dorchester, The Lanesborough and The Mandarin --for some reason I have never stayed at Claridge's --but make a point to visit it every year. It is the most exquisite hotel in London by far.

Why do I like London and Paris so much, some might wonder? First of all, I travel on British Airways Club Class and this makes all the difference in the world. Punctual, polite, with such professionalism and great service, it never fails and it's the perfect beginning for any vacation.

Later, when I arrive in London and Paris I love the deep sense of refinement and culture that is at the core of both cities.

New York is great but lately I find it has deteriorated a lot --and the people seem to be loud, brash, rude and lacking genuine qualities because when they are refined and cultured, many times they are just too snobbish --plus superficial and fake. It is sad to feel this way but these feelings have been happening to me in the last year.

London is much more 'organic' and so great when one loves History. And the buildings talk to you about centuries passed in such a natural way. All is just 'there'...I feel it as a 'masculine' city --with old world style, tradition and a sober grayish palette in every stones, interrupted by the greenest of parks --and the most amazing new art galleries and trendy restaurants...And Paris is so very beautiful! Amazingly femenine and coquettish. Everything one buys is beautifully wrapped with bows and sweet little boxes. This is such a treat! A perfect city to walk, to wonder around, to sit and watch the people. Lots of young people it seems!

Although I love to walk in the more artistic and quaint St Germain and the Marais, I love staying in the Right Bank, near Place Vendome, at the gorgeous Le Meurice, with its silver and white new decoration by Phillipe Starck hand in hand with its old world elegance. The hotel has become such a great looking place -- and without any doubt, is the best hotel of Paris. For me is a 'privilege' to stay there. Actually, I wish I could 'live' there!
I always tell my friends that if they cannot afford to stay in these amazing grand hotels, they should definitely visit them and have tea or a drink in the late afternoon. Le Meurice's Dali Room is perfect for that --and a visitor could understand 'the experience' just sitting there for one hour ---as one sips tea or a cocktail.

These small experiences are the 'moments' that make cities and travels so deliciously wonderful. I treasure all of them. From the most refined and stylish, to the more simple ones --as it is eating the best fallafel in the world at As du Fallafel in the Marais --which my daughter and I do, without fail, on each visit to Paris. And to me, these very special moments --is 'the idea' behind travelling. The reason to leave home, embrace a new sense of adventure -- and enter a new world, if only for a few days.

Sunday, April 4, 2010

Easter --y en Cuba el Dia de los Ahijados


Una fecha que siempre me ha gustado, porque es una 'resurrección' de la Naturaleza y este año en New York más bella que nunca, con ´forsythias´ por todas partes dándole un rabioso toque amarillo a los árboles recién retoñados del Parque Central y siembras de tulipanes y flores de primavera en avenidas y las nuevas calles y plazas peatonales.


Y es interesante como siempre -¡no falla!- este día de Pascua de Resurrección o Easter Sunday- llega precedido por los raros vientos de Cuaresma de los que mami siempre hablaba y que, puntuales como pocos, llegan también todos los años.

Me pongo a pensar y en Cuba lo que más me gustaba de este día es que era El Día de los Ahijados ¡y llegaba con regalos, y almuerzos en familia o en algún restaurante como El Carmelo, el Centro Vasco o el comedor del Miramar Yacht Club! También era el día que me estrenaba ropa nueva y había en el aire una alegría contagiosa. Un respiro después de los días de verdadera devoción religiosa del Jueves Santo -cuando se 'visitaban las estaciones'- y el Viernes Santo en que solo podíamos oir música sacra y ver películas religiosas como Rey de Reyes y Quo Vadis.


Era un 'mise en scène' extraordinario, que se repetía año tras año y aunque a veces me aburría un poco, también me fascinaba ver las flores, las estatuas cubiertas de morado de las iglesias y la sensación de armonía y unidad que se sentía en La Habana de los años 50.


Yo era una niña curiosa y muy madura para mi edad --y aquellas Semanas Santas me encantaban, además que le daban a mi vida una 'estructura' que ahora me doy cuenta es muy necesaria cuando uno va creciendo. ¿Seré como soy porque todas esas costumbres o estructuras sociales y culturales fueron como fueron? Y aunque después me rebelara contra algunas de ellas, tenía esa 'referencia' tan inculcada en mí, que me daba la oportunidad de comparar y escoger. ¡Nada más trisite que crecer sin fé ni creencias y dándonos todo igual! Lo he visto en amigas criadas como 'agnósticas' desde que nacieron, sin que sus padres nunca les dieran la oportunidad de creer en algo.


Y el día de Easter se presta no solo a huevitos de colores y conejitos amarillos o rosas, sino a pensar un poco más allá-- y 'resucitar' quizás ideas, recuerdos y sensaciones que -sin duda- nos marcaron cuando éramos pequeños.
""""""""""""""""""""""""""""""""""""

Por cierto, la foto que acompaña este post me la sacó papi un día de Easter, estrenando un sombrerio y posando muy romántica mirando una flor en el jardín de mi casa en Miramar.

Friday, April 2, 2010

La Importancia de las Tías
































Siento mucho que mi hija solo tenga realmente una "tía" -mi prima hermana y casi como una hermana Purita Fdez. Ichaso de Carrillo, la matriarca de la familia- porque cuando estaba creciendo en La Habana, mis muchas tías fueron una enorme influencia en mi vida

Cada una de las 3 -y muy distintas entre si- hermanas de mi madre (los Ichaso eran 4 hermanas y un hermano, mi tio Paco Ichaso) -igual que ya de adolescente la hermana menor de mi padre, Marta Rodríguez Santos - me aportaron una fuente inagotable de experiencias, vivencias, igual que los 'cuentos' que me hacían de su niñez, de sus sueños, de sus amores --¡y aquello era un tesoro que hasta el día de hoy adoro recrear en mis recuerdos!

Por ejemplo, mi tía Alicia Ichaso de Moreno -mi querida Tati- me dió un entusiamo por la vida que nunca he perdido. Su curiosidad y 'joie de vivre' eran maravillosos y de niña me fascinaba ver cómo en todo lo que hacía ponía amor. Amor por los viajes. Amor por la cocina (preparaba las frituras de puré de papas más gloriosas del mundo).... Amor por ¡la lucha libre que ponían en la Tv cubana!...Amor por la realeza (todavía recuerdo como lloraba cuando el Shah de Irán se divorció de Soraya)...Amor por la costura (me hacía la ropa de mis muñecas)...Amor al cine, a donde me acompañaba los domingos en la tarde...¡todo le gustaba y lo disfrutaba a plenitud, con un corazón enorme y siempre con una enorme sonrisa! ¡Qué mujer mi tía Alicia y cuánto nos hubiera ayudado tenerla en el exilio cuando llegamos mami, mi hermano León y yo y pasamos tantos trabajos!

Mi tía Fela era la sofisticada, elegante y exquisita de la familia. De un buen gusto increíble, detestaba lo vulgar y lo común y corriente y creo que era muy snob sin ser arrogante, sino que prefería siempre la calidad, ya fuera en lo material como lo espiritual. Era ingeniosa y simpática, pero de una manera un tanto cínica... Yo me pasaba muchos días en su casa, acompañando a mi prima, su adorada (y siempre muy mimada) hija Maria Cristina --y me impresionaba que su cuarto olía a Miss Dior, y tenía un enorme vestidor de espejos... Y tenía un estilo muy elegante de cruzar las piernas y fumar mientras conversaba...Y lo que más me gustaba es como me permitía compartir sus libros, sus cuentos -¡y hasta encenderle sus cigarrillos, diciéndome que la estaba privando del mejor momento del fumar! --tratándome siempre como una adulta, aunque era una niña precoz y atrevida de 11 o 12 años. Mi tía Fela me dió a leer (y me compró en muchas visitas a la librería La Moderna Poesía con su hijo mi primo Johnny) muchos libros...Maria Antonieta de Stefan Zweig...El Hombre Mediocre...El Amor Catedrático de Martínez Sierra...Y creo que hasta la convencí que me comprara Buenos Días Tristeza cuando salió y era un escándalo y yo tenía solo 12 años. Es que mi tia confiaba plenamente en 'mi buena cabeza' y mi madurez de niña con una mentalidad abierta y formada ¡y le agradezco tanto aquella confianza! La misma que me dió mi madre y la misma que le he dado a mi hija.

Mi tia Pura era de una frivolidad maravillosa, porque esta existía para complacer a su hija mi prima Purita. Hoy en día tiene 99 años, es la única de las hermanas de mami que vive --y sigue siendo tan coqueta y preocupada por la moda como cuando ¡diariamente! cogía una 'guagua' y se iba mañana y tarde a las tiendas, a los almacenes de telas de la calle Muralla y a visitas las múltiples modistas que le hacían a Purita la ropa más bella de La Habana. Mujer de obsesiones, dejó el piano y a Bach para casarse con mi tio Rogelio (un ángel que la adoraba)--y ser esposa, ama de casa y madre --¡y su cocinera Catalina aprendió de ella a hacer las croquetas y el arroz frito más rico que he comido en mi vida!

Ya en la adolescencia mi tia Marta Rodriguez Santos aportó a mi vida el aprender cómo son las mujeres que vuelven locos a los hombres y viven como verdaderas reinas rodeadas de sibaritismos, lujos y vasallos. Fue una de las mujeres más bellas de Cuba y lo sabía. Pero también era una mujer muy inteligente, curiosa, simpática ---y que amaba la vida. Murió a los 80 años súbitamente, de un derrame cerebral cuando se preparaba para ir a la peluquería. Me da pena porque estaba muy embullada con el estreno de unos de mis documentales en Miami y me había hablado de ello el día antes. Llena de vida y de coquetería hasta el último momento. ¡Una mujer de armas tomar!

Podría escribir páginas y páginas de mis tias -y mis tíos- pero no quiero aburrirlos. Pero cuando pienso en ellos -como ahora- me alegra tanto, tantísimo, que hayan existido y me pongo a pensar que si el Cielo existe ¡qué maravilla que estén todos juntos, acompañando a mami y a papi!